Saturday, May 27, 2006

El tesoro enterrado

En la ciudad de Cracovia, había un anciano que se llamaba Izy. Durante varias noches, Izy soñó que viajaba a Praga y llegaba hasta un puente sobre un río. Soñó que a un lado del río, y debajo de un puente, se hallaba un frondoso árbol. Soñó que cavaba un pozo al lado del árbol y que sacaba un tesoro que le traía bienestar y tranquilidad para toda la vida.

Cuando el sueño se repitió durante varias semanas, Izy interpretó que era un mensaje que no podía desoír. Así que, fiel a su intuición, cargó su mula y partió hacia Praga.

El anciano llegó a Praga y buscó el puente sobre el río. No había muchos ríos ni muchos puentes, así que rápidamente encontro el lugar que buscaba. Todo era igual que en su sueño, pero le puente estaba custodiado por un soldado de la guardia imperial.

Izy no se atrevía a cavar mientras el soldado estuviera allí, así que acampó cerca del puente y esperó. La segunda noche, el soldado empezó a sospechar de aquel hombre que acampaba cerca de su puente, así que se aproximó para interrogarlo. Izy no encontró razón para mentirle. Le contó que había llegado desde una ciudad lejana porque había soñado que en Praga, bajo un puente como aquél, había un tesoro enterrado.

El guardia empezó a reirse a carcajadas.

- Has biajado mucho por una estupidez - le dijo -. Desde hace tres años, yo sueño cada noche que en la ciudad de Cracovia, en la cocina de un viejo loco llamado Izy, hay un tesoro. ¡Jajaja! ¿Crees que yo debería ir a Cracovia a buscarlo? ¡Jajaja!

Izy dio amablemente las gracias al guardia y regresó a su casa. Al llegar, cavó un poco bajo su cocina y encontró el tesoro que siempre había estado allí enterrado.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home